La instalación de los GPS brindará información sobre la velocidad alcanzada por las unidades de transporte, con esta normativa, así como las leyes de tránsito vigentes, los buses no podrán circular a más de 60 kilómetros por hora.